Concepto de coma

La palabra coma proviene del griego “coma” desde donde pasó al latín “comma” con el significado de parte, porción o trozo de un período. En este sentido sirve para designar al signo ortográfico (,) que indica una pausa fónica corta dentro de una oración, de uso variado. Separa por ejemplo, los términos en una enumeración (Marcos, Pedro, Juan y Luis). Obsérvese que en el ultimo caso no se colocó coma pues la separación entre palabras la efectuó la conjunción “y”. De todos modos existen casos en que se coloca coma antes de la conjunción, cuando se desea que lo expresado a posteriori se refiera a todo lo expuesto con anterioridad, enlazando los conceptos. Ejemplo: “Fue a dar una vuelta, a comer, a bailar, y se marchó”. También se utiliza para pausas, en oraciones muy extensas, aunque cuando es necesario pausas más largas, se usa el punto y coma; y en Matemática, separa los números enteros de los decimales. En Música se denomina coma a cada una de las partes en que resulta divisible el tono.

Como homónimo, por tener otra etimología, “coma” derivada del griego “koma” se traduce como sopor o sueño profundo, y es usado el término en Medicina, para designar el estado grave del paciente que ha perdido la conciencia, aunque continúa ejerciendo otras funciones vitales, como la respiración. Es frecuentemente por origen metabólico, por traumatismos de cráneo o ingesta de drogas. Los comas se clasifican en grados, según la reactividad del enfermo. En el cuarto grado ya hay total carencia de respuestas a los estímulos. Cuando es el mismo médico el que para tranquilizar al enfermo le provoca ese estado, se denomina coma inducido.