Concepto de condensación

La condensación es un fenómeno físico, contrario a la vaporización, también denominado licuefacción por el cual la energía cinética de las partículas de un gas se reduce, si al gas se le quita calor, para compensar la energía que le fue sustraída. El proceso continúa, decreciendo esa energía cinética, hasta que las partículas se mueven tan lentamente que comienzan a primar las fuerzas de cohesión o atracción, y el gas pasa del estado gaseoso al estado líquido.

Un ejemplo donde podemos visualizar este fenómeno es en las paredes azulejadas del baño, cuando luego de usar el agua caliente, aparecen los azulejos empañados. Esto sucede pues el vapor de agua choca con las paredes frías, pierde su energía, para juntarse a posteriori sus moléculas, formando las gotas líquidas, por condensación. En Meteorología, esto igualmente ocurre con las gotas de rocío que podemos visualizar en las madrugadas, por la reducción de temperatura. La formación de las nubes también se debe a un proceso de condensación, lo que permite que se produzca la lluvia bajo determinadas condiciones de temperatura, presión y volumen. La explicación a este fenómeno es que el aire húmedo y caliente sube a la atmósfera y allí se produce el encuentro con capas más frías.

También puede ocurrir la condensación si el gas se comprime por aumento de presión o si es sometido a un proceso combinatorio de refrigeración y compresión. Los condensadores son elementos que se usan con este fin, y es un recipiente que contienen las máquinas a vapor que permite licuarlo por la acción del agua fría.

En electricidad, se denomina condensación al aumento de la carga eléctrica de un conductor.