Concepto de conducto

Se denomina conducto, del latín “conductus”, que quiere decir transportado, llevado o conducido, a todo tubo o canal en general cerrado, por donde se trasladan sustancias, como gas, aire, materiales de desecho, o agua, y pueden ser metálicos o de otros materiales.

En Anatomía se llama conducto colédoco a aquel que sirve para excretar la bilis y desemboca en el duodeno. Se forma de la unión del conducto hepático, con el conducto cístico.

Los conductos mamarios son aquellos que transportan la leche hasta los galactóferos del pezón, desde los acinos glandulares.

Los conductos lacrimales o lagrimales se ubican en los párpados y llevan las lágrimas hacia la superficie de los ojos. Si se obstruyen, producen un lagrimeo abundante.

El conducto auditivo externo es el responsable de transportar el sonido hasta el tímpano, proveniente del pabellón auricular.

En el interior del hueso se ubican los conductos de Havers por donde pasan los vasos y nervios del hueso.

La médula espinal está ubicada en el conducto raquídeo, delimitado por las vértebras.

El tratamiento de conducto o endodoncia, se usa en Odontología para aliviar el dolo o la infección en procesos de caries avanzados, para evitar la extracción de la pieza dental. Se realiza la limpieza y desinfección del conducto del diente, retirándose la pulpa del nervio. Luego los conductos se sellan.

Un salvoconducto es la posibilidad de evitar el castigo, haciendo algo no permitido. Se usa para expresar generalmente el documento escrito que permite pasar por lugares prohibidos o en guerra, por estar expedido por autoridad competente.