Concepto de conífera

En Botánica las coníferas son plantas (árboles o arbustos) fanaerógamas (plantas complejas con partes diferenciadas) gimnospermas (producen semillas expuestas que se agrupan en conos, y de allí su nombre de coníferas) que poseen hojas muy ramificadas, aciculares (parecen agujas) y persistentes; y cuyo tronco es de corteza delgada y esbelto. Las podemos apreciar en muchos lugares de nuestro planeta, aunque son más propias del hemisferio norte. Son los más antiguos de los árboles que se conocen.

Concepto de conífera

Son ejemplos de coníferas, de las que pueden contarse quinientas setenta y cinco especies, los pinos, los cipreses, los tejos, las secuoyas, las tuyas, los enebros, los alerces, los cedros, los abetos y las araucarias.

La palabra cono se deriva del latín “conus” y es el equivalente de la piña en los pinos que es en las coníferas su forma reproductiva ya que presenta conos femeninos y masculinos. Los conos femeninos que contienen los óvulos, se producen en la época en que la planta está más fortalecida, lo que sucede en primavera. Estos conos una vez que maduran y adquieren su típico color marrón, están receptivos del polen contenido en los conos masculinos que son de menor tamaño (de la misma u otra planta, que les llega a través del viento para originar las semillas). Los conos en los cipreses se denominan gálbulas, y en los enebros arcéstidas.

Los bosques de coníferas boreales se denominan taigas, y los podemos encontrar en Siberia, en Rusia, en Alaska y en el norte de Europa y de Canadá. El bosque templado de coníferas lo hallamos en el sur chileno, en el sudoeste argentino, en las costas atlánticas y el noreste de Europa, en el Cáucaso, en el sur de Japón, en Nueva Zelanda y Tazmania. Los bosques subtropicales de coníferas pueden hallarse al sur de Brasil, Antillas, India y América central.