Concepto de conmoción

La palabra conmoción, procedente del latín “conmotio” se integra con el prefijo latino de unión “con” y el verbo “emovere” formado por el prefijo de exclusión “ex” y “movere” en el sentido de trasladar o mover. Lo que se mueve en la conmoción de modo intenso es el estado anímico de alguien cuando resulta impactado por un hecho no previsto y que suele ser perturbador en alto grado. El conmocionado siente una mezcla de dolor, confusión, rabia y rebeldía ante aquello que le resulta imposible de aceptar. Ejemplos: “El mundo se conmocionó ante el terrible atentado a las Torres Gemelas”, “La historia de abandono y abusos del asesino conmocionó a los presentes en la audiencia”, “Sentí una gran conmoción cuando me avisaron que mi padre había fallecido” o “Me produjo conmoción enterarme de las atrocidades que se están cometiendo en Siria”.

Concepto de conmoción

La Constitución de diversos países autoriza a declarar el estado de sitio, que suspende las garantías que otorga la Constitución) si se produce una conmoción interior, o sea revueltas internas que hacen peligrar el orden público y el bienestar general, exponiendo a la población a graves riesgos.

Se aplica además a los movimientos sísmicos, de menor intensidad o magnitud, aunque perceptibles: “Hubo conmociones sísmicas en algunas zonas de África”.

En Medicina, una conmoción cerebral, es una lesión traumática en el cerebro, que tiene como síntomas que el individuo siente confusión, mareos y aturdimiento, llegando en casos extremos a perderse la conciencia. Estos traumas provocan que el cerebro se bloquee y no funcione de modo normal. Puede producirse por un golpe en la zona de la cabeza, que impacta contra un objeto, por ejemplo cuando alguien cae y choca contra el piso o cuando el objeto impacta en esa zona, por ejemplo si alguien recibe una pedrada. La práctica de ciertos deportes como el boxeo, el fútbol o el rugby que puedan implicar golpearse o recibir golpes en la cabeza fuertemente; los accidentes de tránsito; recibir el impacto de un bala, etcétera pueden ser solo algunos ejemplos de hechos que causen conmoción cerebral.

Los grupos de mayor riesgo son los niños y los ancianos, aquellos que se mediquen o consuman drogas que produzcan somnolencia, quienes sufren insomnio, los alcohólicos y todos los que realicen actividades que impliquen riesgos de golpes y caídas.

En caso de conmoción cerebral se recomienda no automedicarse y concurrir al médico.