Concepto de cordura

La cordura es una característica humana perteneciente a aquellas personas que actúan en forma racional, lógica, con buen juicio, prudentemente. Son coherentes en sus acciones y en la toma de decisiones. Es lo opuesto a la locura, a la enajenación mental o insania, que padecen aquellos cuyas decisiones, opiniones y acciones se muestran desatinadas, impensadas, arrebatadas y peligrosas.

El estado de cordura implica poseer equilibrio psíquico que es más que una cualidad real, una aspiración, ya lo dice el refrán “de niños y de locos todos tenemos un poco”. Sin embargo es innegable que hay personas más cuerdas que otras. No significa que quien posee cordura no pueda desarrollar una fructífera imaginación, necesaria si se desea realizar producciones artísticas o literarias, pero debe saber diferenciar estrictamente la realidad de la fantasía, como vulgarmente se dice “tener los pies sobre la tierra”. Sin embargo, un exceso de cordura, pasando todo por el tamiz de la razón, sin permitirse pequeñas “locuras” cotidianas, o no dejar volar la imaginación, puede no ser demasiado saludable, y convertir la vida en un largo, monótono y aburrido camino.

Si bien depende de condiciones innatas, heredadas, tener mayor o menor cordura, ciertas enfermedades mentales sobrevivientes pueden alterar la salud mental quitando la cordura a quien hasta entonces la poseía, y otro tanto sucede con la ingesta de drogas o por exceso de consumo de bebidas alcohólicas.

Es también cordura el nombre de un tejido de nailon de alto rendimiento, usado para la confección de prendas civiles y militares.