Concepto de corpúsculo

La palabra corpúsculo nos remite etimológicamente al latín, ya que proviene de “corpuscŭlum”, siendo su significado el de pequeño cuerpo, y aplicándose a cualquier organismo o estructura de tamaño mínimo, como las células o moléculas; o en el ámbito de la Física, aplicado a las partículas elementales.

En Biología, los corpúsculos de Pacini, de forma ovalada, de naturaleza conjuntiva, ubicados en la piel, especialmente de manos y pies, en el tejido celular subcutáneo, en el mesenterio y en las articulaciones, actúan como receptores sensitivos, cuando se aplica sobre ella una presión profunda o ante una vibración. Se integran por láminas concéntricas, residiendo en su interior, arborizada, una fibra nerviosa.

Los corpúsculos de Meissner, con forma elipsoidal, formados por tejido conjuntivo, son receptores sensitivos táctiles de la piel, ubicados en la porción papilar de la dermis, en su parte más alta, mostrándose como un tubo nervioso. Fueron descubiertos por el médico de origen alemán Georg Meissner, que vivió entre los años 1829 y 1905.
Los corpúsculos de Krause permiten sentir el frío, y los de Ruffini, el calor.

Los corpúsculos de Barr, contienen cromatina sexual condensada, localizados en las mujeres en el núcleo celular somático de su cromosoma X inactivo, por lo cual también se los conoce como cromatina sexual X.

La dualidad onda-corpúsculo, término propio de la mecánica cuántica estableció la inexistencia de diferencias sustanciales entre ondas y partículas, las que pueden tener el mismo comportamiento, a pesar de que la Física llamada tradicional había expuesto que las partículas tienen masa y las ondas no.