Concepto de cosecha

La palabra cosecha se originó en el latín “collecta”, término que se compone del prefijo “co” que indica unión y de “lectus” con el significado de “escogido”. La cosecha es tanto el resultado como la acción de cosechar, verbo que expresa la tarea de recolectar los frutos de la tierra (o las raíces, tallos, hojas, inflorescencias o semillas) cuando ya están maduros para su consumo, como coronación del trabajo de siembra y cuidado de las especies vegetales.

Cada especie vegetal tiene su período apropiado de siembra y de recolección o cosecha para que el ciclo sea productivo. Muchas condiciones naturales pueden hacer fracasar las cosechas como las sequías, las lluvias excesivas, las heladas, o la acción de ciertas plagas dañinas para los cultivos.

Concepto de cosecha

La tarea de cosecha es muy ardua cuando se realiza en forma manual; esto se ha simplificado por la tecnología que permite la recolección mecánica, a través de las cosechadoras, que cortan los cultivos y luego los trillan, lo que se usa mucho en grandes extensiones de tierra o cuando lo producido se destina a la industria. Para la recolección de frutas y hortalizas frescas se prefiere que la cosecha se haga de modo manual. A veces se combinan ambas técnicas.

En el caso del arroz que crece en zonas anegadas, antes de efectuar la cosecha se debe drenar el suelo.

Por extensión, se usa la palabra cosecha, para hacer referencia a los premios o satisfacciones que se obtienen por cualquier labor realizada. Ejemplos: “Estoy cosechando los frutos de mi tarea como madre, ahora los veo convertidos en hombres y mujeres de bien” o “Pude comprar esta casa, como cosecha de tantos años de labor en la empresa”. Al respecto hay muchas frases famosas, como la del moralista francés Joseph Joubert (1754-1824) que dijo “El dinero, como abono, es un muy buen estiércol, pero muy malo cuando se lo toma por cosecha”.