Concepto de costillas

La palabra costilla en su etimología proviene del vocablo latino “costa” y son las que conforman la caja torácica de los organismos vertebrados.

Las costillas son veinticuatro (doce pares) de huesos largos ubicados en el tórax, arqueados, elásticos y de forma plana, que se encuentran sujetas a la columna vertebral, por detrás, y por delante se unen al esternón, en los humanos.

La primera costilla es la de menor longitud, y van aumentando su largo hasta la séptima, para luego ir acortándose hasta la número doce de cada lado. Se denominan costillas verdaderas a las siete primeras (o esternales) llamadas así porque se unen al esternón a través del cartílago costal, resguardando al corazón y los pulmones. Hay también tres falsas o asternales, que se unen en un principio al cartílago costal de la costilla número siete y recién luego al esternón; y dos flotantes, las dos últimas y más cortas, que se mantienen libres entre las masas musculares, unidas a las vértebras pero no al esternón.

Concepto de costillas

Las costillas poseen cabeza, cuello, tuberosidad, cuerpo, surco y cresta. Entre las costillas están los espacios intercostales, con músculos, arterias y nervios.

Según la Biblia, Dios hizo a la mujer, Eva, con una costilla del varón, Adán, por lo que con la palabra costilla suele designarse a la mujer propia, la esposa, novia o concubina.

En Arquitectura, una costilla es cada uno de los listones que se apoyan de modo horizontal sobre los cuchillos del armazón que sostiene una construcción (cimbra) con el fin de enlazarlos. Designa también cualquier armazón, por ejemplo los de una embarcación.