Concepto de coyuntura

La palabra coyuntura proviene etimológicamente del vocablo latino “coniunctura”, y a su vez de “iungere” que significa entrelazar. Se usa para designar, por un lado a las articulaciones óseas, que fue su primer uso. Las coyunturas o articulaciones en el cuerpo cumplen la función de movilidad, como ocurre con la articulación o coyuntura de la rodilla, que es la más grande que posee el organismo humano y une la pierna y el muslo. Otra articulación o coyuntura importante es la del codo, unión del antebrazo con el brazo. En otros casos la misión de la articulación es la de fijación, como sucede con la articulación de los huesos del cráneo, capaz de crear una cavidad ósea resistente para albergar el cerebro. En este caso de articulación fija no se habla de coyuntura sino de sinartrosis.

Concepto de coyuntura

En otro sentido y aplicado a eventos históricos, sociales, económicos o políticos, la coyuntura alude a la unión de factores contingentes presentes en casos concretos que determinan la existencia de los fenómenos y su desarrollo. La coyuntura sirve para hacer una interpretación global y profunda de la realidad. A partir de un acontecimiento desencadenante, la coyuntura permite indagar sobre todos los factores (sociales, económicos, políticos, religiosos, etcétera) que unidos y articulados, contribuyeron a su desencadenamiento.

Por ejemplo para analizar la crisis económica que comenzó en Estados Unidos y luego se trasladó a los países de Europa, y que afecta los países desarrollados desde el año 2008 hay que considerar muchos factores, como el alza de los precios de la materia prima, en especial del petróleo y el cobre; la falta de confianza de los mercados; la crisis energética; la recesión; etcétera, todo a nivel mundial, que afecta las estructuras que son estables. La coyuntura (el conjunto articulado de los factores citados) en cambio es cambiante, pues son factores circunstanciales.