Concepto de crisol

El origen etimológico de la palabra crisol, está en el catalán “cresol” tal vez tomado del latín “crociolum” que se usaba para referirse a un cuenco cuyo contenido era una sustancia ardiente.

En este sentido, en la actualidad, un crisol es un elemento consistente en un recipiente de grafito y arcilla, que está dentro de un horno, resistente a altas temperaturas (más de 500 º C) que por ello se emplea para fundir materiales, entre ellos, el oro, que luego son colocados en moldes.

Concepto de crisol

Se usan crisoles por ejemplo en joyería y aleaciones dentales.Concepto de crisol

En los laboratorios de experimentación química, y específicamente en gravimetría, se utilizan para fundir sustancias en recipientes capaces de soportar altísimas temperaturas que también reciben el nombre de crisoles, los que generalmente son de porcelana u óxido de aluminio, y su formato es de copa. En general están provistos de tapas holgadas, capaces de permitir que escapen los gases durante el calentamiento. Para la manipulación se aconseja el uso de guantes y pinzas.

En Sociología, se denomina “crisol de razas” a la fusión de diferentes etnias, ya sea como producto de conquistas territoriales, donde si bien el invasor trató de imponer su cultura, no pudo abstenerse de recibir la influencia de la originaria, como cuando los romanos en su expansión imperial conquistaron pueblos tan avanzados como el de los griegos. A pesar de tratar de romanizarlos, entre otros aportes, tomaron sus dioses a los que les dieron otra denominación; o cuando los países reciben una alta tasa inmigratoria, dando como resultado culturas particulares, diferentes, únicas, que combinan aspectos lingüísticos, religión, tradiciones de cada una de las que contribuye en su formación, sin ser la nueva, idéntica a ninguna de ellas. Los individuos que conforman esta cultura acrisolada, si bien pueden recordar sus orígenes y conservar algunos rasgos propios de éstos, se reconocen miembros de una nueva identidad cultural nacida de la unión armónica y la convivencia pacífica. Claros ejemplos de crisol de razas hallamos en países tales como Brasil, Panamá, Costa Rica o Argentina.