Concepto de cristalografía

La cristalografía, palabra formada por los vocablos griegos “kristallos” = cristal y “grapho” que significa descripción, es una disciplina científica que tiene a las estructuras cristalinas, propia de los cuerpos sólidos, como su objeto de estudio. Los átomos moléculas e iones de las estructuras cristalinas se hallan ordenados, con gran correlación interna y con formas geométricas (el azufre con forma de rombo, la pirita como cubo o la antimonita como prisma). De cómo se forman los cristales, la morfología que adquieren, cómo crecen, las propiedades que poseen y las leyes que los rigen, se ocupa la cristalografía.

Concepto de cristalografia

Si bien los cristales y sus propiedades fueron estudiados desde la antigüedad, el matemático alemán, Johannes Kepler en el siglo XVI, comienza el estudio científico de ellos.

En la conformación de los cristales, lo elementos aparecen agrupados en forma fija, que es siempre poliédrica. Generalmente encontramos a los cristales no aislados, sino formando grupos o agregados.

Usando un eje de simetría, que es una línea que pasa por la parte central del objeto, de manera tal que al realizar un giro en forma completa, se puede visualizar un nuevo aspecto del objeto; y un plano de simetría, que corta al objeto en dos partes idénticas, podemos encontrar distintas combinaciones de las constantes que presentan los cristales.

Pueden constituir: 1. Un sistema regular, con cuatro ejes ternarios, presentándose como cubos, tetraedros, octaedros, etcétera; 2. Un sistema tetragonal, presentando un eje cuaternario de simetría (prisma tetragonal, pirámide tetragonal, etcétera); 3. Un sistema hexagonal, con un eje senario de simetría, como el prisma hexagonal; 4. Un sistema romboédrico, que tiene un eje ternario, como el romboedro; 5. Un sistema digonal, con un eje binario, como el paralelepípedo rectangular y 6. Un sistema triclínico, sin eje de simetría.