Concepto de crustáceo

Crustáceo es una palabra derivada del latín “crusta” que significa costra o corteza. Se aplica en Zoología a la especie animal conformada por los artrópodos, en general revestidos de caparazón, cuya respiración es habitualmente bronquial.

Son ovíparos, invertebrados, poseen al menos cinco pares de patas, articuladas al igual que su cuerpo, y tienen antenas (dos pares) insertadas en el segundo y tercer metámero. El cuarto segmento presenta un par de mandíbulas. En el último segmento no hay apertura de los orificios genitales. El entomólogo, Auguste Lameere los denominó “insectos del mar”, aunque también habitan en los ríos. La cochinilla de la humedad es terrestre.

El caparazón nace en la posterioridad de la cabeza o céfalon que a su vez la conforman el acron y seis segmentos. El caparazón, que luego se extiende por el tronco con un número variable de segmentos, es en su estructura, un repliegue dorsal tegumentario. Su tórax se llama pereion; y el abdomen, pleón.

Como excepción hay crustáceos sin caparazón como el caso del cangrejo ermitaño, y entonces usa para vivir conchas de caracol que han sido abandonadas.

Son ejemplos de crustáceos el cangrejo de río, los camarones, la cochinilla de mar, el percebe, la pulga de agua, y el bogavante, el langostino, de entre las sesenta y siete mil especies existentes.

Tanto el cangrejo, como el bogavante poseen pinzas que usan para cortar su alimento y para la pelea.

Los cangrejos por su delicioso saber son usados para el consumo humano, y también son devorados por otros peces, pulpos, pájaros y focas.