Concepto de cueva

Al indagar en el origen de la palabra cueva, arribamos al latín, donde el vocablo “cova” con el significado de lugar profundo, hueco, excavado y cóncavo, es el que le precedió. También se las conoce como cavernas.

A veces lo que origina las cuevas son procesos volcánicos, que se forman en simultaneidad con la roca que las rodea, y por eso se llaman primarias. Las secundarias se constituyen luego de la formación rocosa, dentro de ella, por su descomposición erosiva o por procesos químicos.

Concepto de cueva

Las cuevas surgen en los terrenos en general de forma natural y sirven de refugio y morada a animales y seres humanos. La mayoría son estrechas, húmedas, enlodadas, y no reciben la luz solar. Ejemplos de uso del término: “los primeros hombres que no sabían construir viviendas, habitaron en cuevas” o “quienes se dedican a estudiar las cuevas, son los espeleólogos”. Dentro de las cuevas suelen hallarse estalactitas y estalagmitas, colgando de los techos, en láminas finas de piedra calcárea.

Algunos animales fabrican sus propias cuevas, denominadas madrigueras, por excavación, como las ratas, las vizcachas los canguros o conejos: “una rata hizo una cueva en mi casa, y tengo temor de que sea difícil sacarla, ya que es una hendidura angosta y profunda, donde solo cabe ella”. Las cuevas donde habitan los osos se denominan oseras.

Algunas de las cuevas humanas prehistóricas son muy famosas pues en ellas se hallaron las primeras representaciones culturales del arte humano, como las pinturas rupestres, que muestran las cuevas de Altamira.

En Chile la palabra cueva se usa como sinónimo de suerte, y de ano o vagina.