Concepto de cutáneo

Cuando empleamos el término cutáneo estamos empleando un adjetivo que se utiliza para referirse a todo aquello que es perteneciente o relativo al cutis. Una palabra esta, que procede etimológicamente del latín cutis, con la que se viene a hacer mención a la piel que cubre lo que es el cuerpo humano y más concretamente a la del rostro.

Partiendo de ello nos encontramos con el hecho de que hoy hacemos uso de una serie de términos que están conformados por la presencia del concepto que nos ocupa el cual determina así el área al que hacen referencia. En este caso, por ejemplo, nos encontramos con la expresión trastorno cutáneo.

Con dicho término lo que se hace es mención a todas aquellas alteraciones de salud que afectan a la piel como consecuencia de daños químicos o de heridas de tipo físico. Daños al fin y al cabo unos y otros que coinciden también en que pueden verse afectados por virus, bacterias, ácaros y hongos, entre otros.

De la misma forma, también se habla de lo que son papilomas cutáneos. Estos en realidad pueden definirse como los tumores de tipo benigno que aparecen por la causa de la fricción “piel contra piel”. Por regla general, se producen en personas adultas y más exactamente, de manera frecuente, entre quienes sufren de sobrepeso o diabetes.

Tampoco hay que olvidar la existencia de lo que se denomina cáncer cutáneo. Este se produce casi de manera generalizada como consecuencia de la acción de los rayos ultravioleta de la luz del sol y se presenta en varios tipos como el carcinoma o el melanoma.