Concepto de cutis

Del indoeuropeo “keu” con el significado de piel, este vocablo pasó al latín como cutis, aplicándose a la piel de las personas pero también a la que recubría ciertas verduras o frutas; y sin variantes llegó a nuestro idioma, aunque para designar a la piel del cuerpo humano, pero en particular la del rostro.

La Cosmetología se ocupa del cuidado de la piel del rostro humano o cutis, el que requiere para verse lozano, de limpieza, humectación y tonificación, dependiendo de la edad de aquel o aquella a quien pertenezca. Por ejemplo, el cutis de un bebé o de un niño sano es en general terso y suave, en el adolescente se necesita en muchos casos de exfoliación y cremas para prevenir o combatir el acné, mientras que el cutis de una persona de más de cuarenta años, necesita ser hidratado y tonificado para contrarrestar las arrugas.

Concepto de cutis

El cutis varía en cuanto a su sensibilidad y el grado de gratitud. El cutis seco es menos propenso a tener acné pero más proclive a las arrugas. Ejemplo: “tengo el cutis tan claro y sensible, que debo protegerme del sol con bloqueador solar” o “tu cutis luce como si tuvieras diez años menos, gracias al cuidado que le dedicas”. El jugo de limón es un gran aliado para secar el cutis graso y eliminar manchas.

En torno al cutis humano, se ha creado una enorme industria que fabrica productos para embellecerlo y sanarlo, además de formar profesionales en el arte de maquillarlo y embellecerlo. La rama de la Medicina que se ocupa del cutis y la piel en general es la Dermatología. El médico dermatólogo se ocupa de temas graves de acné, manchas, lunares, quemaduras, hongos y otras dolencias que pueden afectar la piel del paciente.