Concepto de desesperación

La palabra desesperación se compone del prefijo de carencia “des” más el verbo esperar (del latín “speräre”) más el sufijo “ción” que alude a la acción y al efecto. La desesperación es un síntoma de un trastorno emocional donde el sujeto se siente falto de esperanza y no ve salida a sus problemas, intentando soluciones muchas veces temerarias y vanas, que complican aún más la situación.

Lo que nos desespera varía de una persona a otra, pero en general se trata de situaciones límites: padecer una enfermedad incurable, la proximidad de la muerte, estar ante un herido grave que depende de nosotros, un evento natural catastrófico, etcétera. Ante la desesperación algunos huyen del problema y otros se lanzan a resolverlo sin medir las consecuencias, como quien se arroja al mar sin saber nadar para salvar a quien se está ahogando o el que corre en dirección contraria a la salida en un incendio, pues la desesperación lo ciega. Algunas almas desesperadas optan por el suicidio como medio de resolución. Otros sufren ataques de cólera.

Concepto de desesperación

La representación de la desesperación puede ser femenina o masculina, y aunque con variantes la sangre y los puñales que hieren el cuerpo destruyen el cuerpo que se desploma.

En el cristianismo la desesperación proviene de la falta de fe en Dios y en sus propósitos divinos.

“Desesperación” es el nombre que el escritor Stephen King eligió para una de sus novelas de terror (1996) que es como se llama el pueblo donde se desarrolla la trama literaria de este verdadero drama que envuelve a quienes osan pasar por el lugar y caen víctimas del policía de la ciudad poseído por fuerzas demoníacas.