Concepto de digestión

La digestión es el proceso y el efecto de digerir, verbo que proviene etimológicamente del latín “digerere” y su significado es repartir, en este caso, lo que se come, a todo el organismo.

La digestión es un proceso necesario en los seres vivos heterótrofos. La nutrición la realizan todos los organismos, autótrofos y heterótrofos, pero los primeros, como toman del suelo minerales disueltos en agua, no necesitan para transformar esas sustancias en alimentos, órganos especiales, lo que sí necesitan los segundos, para reducir las sustancias nutritivas (salvo el agua, las sales minerales, la glucosa y las vitaminas) haciéndolas solubles en agua y que sean capaces de atravesar las membranas celulares. Ese proceso se denomina digestión y se hace por etapas.

Concepto de digestión

La digestión mecánica tiene lugar en la boca donde los dientes trituran y hacen más pequeño el alimento; y allí mismo se produce una digestión química, cuando la saliva que contiene una enzima llamada ptialina convierte a esa sustancia en bolo alimenticio, comenzando la digestión gástrica, transformándose en el estómago los alimentos en quimo, por obra del jugo gástrico, que contiene ácido clorhídrico, pepsina y proteasa. El proceso digestivo continúa en el el intestino. En el delgado por obra del jugo pancreático, que contiene mucho bicarbonato de sodio y por ello neutraliza el ácido del quimo, y con participación de la bilis y el jugo intestinal, el alimento toma el nombre de quilo. La sustancia de la comida pasa a la sangre a través de sus finas paredes.

En el último tramo, se retienen los nutrientes que no se han podido digerir, en el intestino grueso, donde no actúa ningún jugo digestivo. Esos residuos serán expulsados por el recto.