Concepto de diluvio

El vocablo diluvio, nos remonta en su etimología al latín, en donde “diluvium” significa inundación. La mayoría de las veces esto es producido por lluvias excesivas, por lo cual cuando las precipitaciones son muy abundantes se dice que está diluviando. Por extensión se aplica a todo lo que sobre abunda: diluvio de besos, diluvio de gente, diluvio de aplausos.

Es bíblico (aunque ya relataban historias similares pueblos mesopotámicos: consta esto en el poema sumerio de Gilmamesh que data de 2.000 años antes de Cristo; y esas narraciones habrían influido en judíos, griegos y romanos) el llamado diluvio universal, que Dios habría provocado en la Tierra ante tantas mezquindades, mandando a Noé a salvar, junto a su propia vida y la de su familia, a una pareja de cada especie animal viviente, para preservar la biodiversidad, para lo cual construyó un arca.

La inundación es probable que hubiera existido, aunque no abarcando todo el planeta, ni en el año 2.370 antes de la era cristiana, de acuerdo a lo expresado en el Génesis; sino hace aproximadamente 6.000 años, causando gran pánico, y por eso se transmitió por tradición oral, hasta ser plasmada por escrito.

Este diluvio según lo trata de explicar la ciencia, habría sido causado por la caída de un gran bloque de hielo en el Mar Negro. Según la Biblia habría sucedido a los siete días de que el Arca fuera cerrada por el Creador, y acabó con la vida en la Tierra, lloviendo durante cuarenta días, salvándose solamente, los refugiados en el Arca de Noé, que desembarcaron en el monte Ararat (Turquía) y repoblaron el planeta.