Concepto de disfagia

Disfagia es una palabra de origen griego. Procede de “dysphagia”. Está formada por el prefijo “dis” que indica una dificultad, por “phagein” con el significado de “comer” más el sufijo de cualidad “ia”.

Se trata de un trastorno orgánico que presentan quienes tienen dificultades para tragar o deglutir la comida, parcial o totalmente, provocando atragantamiento o necesitando cortar o desmenuzar bien los sólidos para que pasen por la garganta, acompañado este síntoma a veces de dolor. En ocasiones tampoco se pueden tragar los líquidos.

Concepto de disfagia

Los problemas de base para que se presente la disfagia como síntoma, pueden estar ubicados en la boca, en la faringe o en el esófago o deberse a causas psíquicas

La disfagia por problemas bucales puede deberse a la presencia de aftas o amigdalitis,

La que encuentra su obstáculo en la faringe se denomina disfagia orofaríngea, que impide que ingresen los alimentos por el esófago, lo que produce ataques de tos y/o vómitos con riesgo de aspiración.

En el segundo caso, un esófago estrecho puede causar disfagia, por ejemplo por presentar tumores o divertículos o un trastorno funcional de causa desconocida llamado acalasia, por el cual no se consigue la relajación del músculo inferior del esófago.

La disfagia se puede también manifestar como efecto secundario del ictus o infarto cerebral, en la hernia de hiato, en enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, la parálisis cerebral o la esclerosis múltiple o por aspiración de objetos no comestibles o que queden atorados. Los ancianos son muy propensos a padecer disfagia.

Es un problema que debe ser tratado con medicación o cirugía según los casos, pues puede desencadenar cuadros de desnutrición o deshidratación.