Concepto de disforia

La palabra disforia fue acuñada recién en el siglo XIX, como contraria a la euforia, donde el individuo se siente contento y capaz de enfrentar los problemas que se le plantean, con entusiasmo y energía. Procede del griego δύσφορος que puede leerse como “dysphoros”, integrada por δυσ-, en el sentido de complicado o dificultoso, y por φέρω, que puede traducirse como soportar o llevar.

Por ende, la disforia es una emoción que no permite a quien la experimenta llevar o soportar sus experiencias vitales con alegría, sino por el contrario, se siente angustiado, irritable, vulnerable y/o molesto. La disforia suele ocurrir ante eventos desgraciados como enfermedades, accidentes o muertes, que requieren un tiempo de adaptación a la nueva situación; pero también sin causa aparente, relacionados con algún trastorno psicológico o psiquiátrico, como la depresión, la bipolaridad o la esquizofrenia.

Concepto de disforia

La disforia de género, concepto introducido en 1973 por el médico y psicólogo John Money, que nació el 8 de julio de 1921 en Nueva Zelanda y falleció el 7 de julio de 2006 en Estados Unidos, es la aplicación de ese disgusto y malestar, con respecto al sexo biológico que al nacer le fue asignado, de acuerdo a sus genitales externos y que no coincide con lo que el individuo auto percibe, ya que siente que su sexo debe ser el opuesto, y no puede por ende, lograr su plena realización, persistiendo en mostrarse e identificarse en el sexo que socialmente le han determinado, pero que psicológicamente lo obliga a realizar elecciones o abstenerse de hacerlas, y que son contrarias a su esencia, lo que lo mortifica y aísla.