Concepto de disnea

La palabra disnea reconoce su origen etimológico en el griego δύσπνοια, de donde pasó al latín como “dyspnoea”, palabra compuesta por “dys”, que puede traducirse como difícil; y por “pneo”, con la significación de “respirar”

Disnea es un término usado en medicina para designar la sensación de falta de aire, provocada por una conjunción de factores psicológicos, ambientales y fisiológicos.

Algunas disneas aparecen cuando se está acostado, y se alivian al pararse (disneas de decúbito); otras ocurren durante el sueño nocturno (DPN) y otras cuando se realiza alguna actividad físicamente intensa, dependiendo la exigencia de cada individuo (disnea de esfuerzo). No todas son graves; algunas desaparecen junto a su causa, como por ejemplo las que son secundarias a una congestión nasal, o a un esfuerzo físico inusual.

Concepto de disnea

Las causas que originan disneas que necesitan tratamiento específico son múltiples: obstrucción traqueal, enfermedades cardiacas (insuficiencia cardiaca, arritmia, angina), bronquiales, pulmonares (por ejemplo asma, enfisema, EPOC o neumonía) cáncer, hipertiroidismo y patologías infecciosas (tuberculosis, difteria, gripe) entre otras.

Ciertas alergias también pueden provocar esa sensación de falta de aire. En algunos casos puede ser un problema psicológico, como ocurre con quienes padecen de ataques de pánico. Entre los factores ambientales que pueden provocar disnea podemos citar a la exposición a gases tóxicos u otras sustancias irritantes y nocivas.

Ante la presencia de disnea, el médico evaluará, luego de una encuesta exhaustiva sobre cuando comenzaron los síntomas, en qué situaciones, forma de aparición, hábitos (especialmente si es fumador) y patologías previas; la necesidad de realizar algunos estudios complementarios, como gasometría, radiografía o tomografía de tórax, electrocardiograma, ecocardiograma, ergometría, análisis de sangre, etcétera.