Concepto de disritmia

La palabra disritmia proviene en su etimología del prefijo latino “dis” usado como alteración, falla o anomalía; y del vocablo “rhythmus” que significa ritmo. Es por ello que en Medicina se usa la palabra disritmia para designar las alteraciones del ritmo o frecuencia normal de los latidos del corazón o de las descargas eléctricas del cerebro. Cuando el organismo muere, y los ritmos desaparecen puede hablarse propiamente de arritmias, aunque muchas veces se use este término en lugar de disritmias. También se aplica a las anomalías del ritmo respiratorio, o del habla

Concepto de disritmia

Las disritmias cerebrales estuvieron asociadas hacia 1960 con trastornos de conducta y problemas de aprendizaje. En la actualidad se sabe que muchas veces las disritmias pueden formar parte de un EEG normal, y solo se debe seguir controlando al paciente que la presenta, ya que puede obedecer a cambios de la adolescencia, a insomnios, a diabetes o por traumatismos en el cráneo. Algunos trastornos mentales y la epilepsia pueden, aunque no necesariamente ocurre, mostrar una disritmia en el electroencefalograma.

En la disritmia cardiaca, el corazón, encargado de bombear sangre para que llegue a todo el cuerpo, a través de impulsos eléctricos que hacen que se contraiga o comprima ordenadamente, lo hace de modo alterado, no rítmico, por haber obstáculos o problemas en la conducción eléctrica. Si los latidos son muy lentos, el paciente tiene bradicardia y puede perder la conciencia, si por el contrario, son muy rápidos padece de taquicardia, lo que es más grave y puede ser letal; o pueden también ser irregulares. A veces puede tratarse con medicamentos antiarrítmicos, y en otros casos debe implantarse un marca pasos.