Concepto de ductilidad

La ductilidad, es la cualidad de dúctil, del latín “ductilis”, y es la propiedad que poseen ciertos materiales como las aleaciones metálicas o los materiales asfálticos, de deformarse sin romperse (por lo menos hasta que la fuerza sea mucha) en forma permanente hasta ser reducidos a hilos muy delgados, al someterse a un esfuerzo de tracción en frío, mediante una fuerza sostenida de tipo longitudinal. Si le aportamos calor, los materiales dúctiles incrementan su deformación, sin que lleguen a fundirse.

Los materiales que se rompen ante la acción de una fuerza, fracturándose al deformarse en forma mínima, sin posibilidad de que primero se deformen, se denominan materiales frágiles. Los dúctiles, por el contrario, se resisten a la fuerza, deformándose, antes de romperse, por lo cual son más resistentes. El material puede estirarse gracias a que sus átomos se deslizan unos sobre otros.

Entre los materiales que pueden considerarse dúctiles podemos mencionar al latón formado por una aleación de 70 % de cobre y 30 % de zinc; al cobre (muy valorado para fabricar cables eléctricos) al platino (muy apreciado en joyería) al plomo (usado entre otras cosas, para recubrir cables) y al acero, que se emplea en las industrias, y sobre todo en construcción.

Es en la industria metalúrgica, de herramientas y en joyería donde los materiales dúctiles son muy valorados, para darles diferentes formas.

Se aplica por extensión al carácter de aquellas personas, mansas, conformistas, que cambian su parecer para agradar a los demás o que se adaptan a diferentes situaciones del entorno según las necesidades lo requieran. Como vemos, la ductilidad como rasgo de la personalidad puede ser negativo si es la manifestación de convicciones poco firmes o autoestima baja, pero puede ser positivo si se trata de acomodarse a los cambios o ser resiliente. Ejemplos: “Tienes un carácter demasiado dúctil, no te sabes imponer, aceptas todas las propuestas de tus empleados, y como jefe eso es un gran problema” o “Es un empleado tan dúctil que en cualquier puesto de trabajo se destaca, aprendiendo rápidamente las nuevas tareas”.