Concepto de efusivo

La palabra efusivo procede del latín “effusus”. Se integra con el prefijo “ex” que indica exteriorización y “fusus” = “derramado”.

La efusividad es una cualidad humana y de ciertos animales superiores de dar muestras de cariño de modo vehemente o apasionado, como demostración indubitable de que aman, aunque a veces ese sentimiento puede ser simulado, y en ese caso la efusividad representaría hipocresía.

Las personas efusivas son extrovertidas y expresan sus sentimientos sin reticencias, aunque algunas pueden ser efusivas solo en ciertas ocasiones o con determinados sujetos. Las personas tímidas son menos propensas a muestras de efusividad, como abrazos, besos, palabras amorosas, etcétera.

Concepto de efusivo

Ejemplos: “mi perro es tan efusivo que las visitas temen por su ropa cuando les salta demostrando su cariño”, “Yo solo soy efusiva con quienes tengo confianza”, “El efusivo abrazo de mi padre me sirvió de consuelo”, “Sé que me quieres pero nunca no lo demuestras, no estaría mal que fueras efusiva alguna vez al menos” o “Cuando mi hermana se va de compras se muestra muy efusiva porque se la ve contenta y reparte abrazos a todo el mundo”.

En general las personalidades efusivas son agradables y simpáticas, mientras no se excedan: “Su efusividad me altera los nervios, es tan expresiva que quiere ser el centro de atención” o “Me gustaría que mi novio fuera menos efusivo, a veces llega a cansarme”.

En Medicina, Mineralogía y Geología se llaman efusivos los líquidos que brotan y se esparcen. Los volcanes expulsan magma que sale a la superficie en forma de lava. Poseen pocos gases, por lo que no son erupciones explosivas. La lava volcánica esparcida en la superficie conforma rocas ígneas al solidificarse, que reciben el nombre de efusivos.

En Medicina, la pericarditis efusivo-constrictiva se presenta como la constricción del corazón que es producida por un pericardio con cierta elasticidad, que puede acompañarse con derrame pericárdico.