Concepto de elixir

La palabra elixir remite al griego “xera” que significa seco. Del griego pasó al árabe como “el-iksir”, y de allí a nuestro idioma. Muy utilizada por los alquimistas, pseudo científicos que tuvieron su apogeo entre los siglos IV a. C y XVII, elixir para ellos era una sustancia vital, mágica y maravillosa.

Los alquimistas chinos trataron de hallar el elixir de la inmortalidad, suponiendo que tenían esta propiedad, la hematita, el jade, el oro y el cinabrio. Esta creencia relacionaba el elixir o panacea con la piedra filosofal, que una vez hallada convertiría en oro los metales y sería la que permitiría surgir el elixir.

El elixir de la vida para el científico empirista inglés, Roger Bacon (1212-1294) estaba compuesto por oro disuelto en una mezcla de ácidos (nítrico y clorhídrico), que lograría la pureza, eliminando en los metales menores la impureza y corrupción, y usada como medicina prolongaría la vida al infinito al depurar la sangre. La naturaleza también se beneficiaría de los beneficios de este elixir que haría crecer y dar frutos a las plantas en muy poco tiempo.
Se llama elixir de gemas, al cristal que se deposita en agua mineral, bajo la acción del Sol o La luna, para que en ella queden contenidas sus saludables vibraciones, obteniéndose un agua energética, de la cual se coloca solamente algunas gotas en forma sublingual.
Se aplica el término elixir para designar a las sustancias curativas aromáticas disueltas generalmente en alcohol, que forman un licor o tónico.

El “elixir paregórico” fue usado como antidiarreico, a principios del siglo pasado, aunque su uso fue prohibido por ser un derivado del opio, que se mezclaba con alcohol.