Concepto de ello

Ello es una palabra derivada etimológicamente del latín “illud” designando la forma del pronombre personal de tercera persona, reemplazando al objeto que se quiere designar: “Te hablé de ello, no te hagas el distraído” o “Es a ello a lo que me refiero”.

Para el Psicoanálisis freudiano, el “ello” es la instancia primitiva y biológica (la primera que aparece, y la única que posee el bebé pequeño que aún no tuvo interacción con el medio) del aparato psíquico, que actúa a nivel inconsciente, donde existen los instintos reprimidos, traumas y deseos, que deseosos de aflorar, se manifiestan de alguna manera en el “yo” o sea en la actuación del sujeto, limitados por las normas morales establecidas por el “superyo”.

Su acción se dirige hacia el placer en forma no metódica, o a la autoconservación, y es la que carga de energía a la vida psíquica, esa energía es la líbido, impulsando y condicionando nuestro obrar, pensar y sentir, aunque no tengamos conciencia de tal situación.

Está compuesto de pulsiones innatas, heredadas, y otras adquiridas que han quedado reprimidas, y el Psicoanálisis intenta recuperarlas por medio de la asociación libre.

Existen estas pulsiones de vida (eros) que ya mencionamos, como el instinto de comer, de beber, de dormir, el deseo sexual, y pulsiones de muerte, que nos llevan a la agresividad y a la destrucción, para llevar a las personas a la quietud y a la pasividad, siendo una de las exigencias a las que el yo debe responder. Cuando el yo reprime el ello, de acuerdo a las exigencias del superyo, se produce la neurosis de transferencia.