Concepto de empedernido

La palabra empedernido, es participio del verbo empedernir, palabra integrada por el prefijo “en” que indica interioridad, y por pedernal, del latín “petrînus” que indica roca, o algo de suma dureza.

Es por ello que empedernido es una cualidad que tiene aquel que es obstinado (duro) en alguna acción y no cesa en su práctica la que tiene muy arraigada, y ni siquiera intenta dejarla, sino que por el contrario, al ser terco, no ceja en sus intentos, a los que niega o esconde sus aspectos negativos. Ejemplos de ello, pueden ser un lector, un fumador, un alcohólico, un egoísta, un deportista, un jugador, un celoso, un charlatán, un estudioso, un ahorrador, etcétera, que lo hagan de modo excesivo y constante. Como vemos no todas estas obstinaciones son malas, pero llevadas al extremo pueden ser nocivas, como aquel que es tan empedernido en su trabajo o estudio que descuida su vida social y afectiva.

Concepto de empedernido

Un soltero empedernido es aquel que se rehúsa casarse ya sea para evitar responsabilidades, para no abandonar un estilo de vida que le parece muy placentero, por miedo a compartir la vida o por no confiar en la posibilidad de encontrar un buen compañero de ruta.

En el sentido de dureza en materia de sentimientos, es empedernido el que no muestra remordimientos ante sus malas acciones, no siente empatía, y se manifiesta cruel y despiadado. En este sentido podemos hablar, por ejemplo de un criminal empedernido.

Puede aplicarse a las cosas, como recurso literario de personificación: “El viento empedernido sopló con tanta furia que derribó las precarias viviendas” o “La vida fue muy empedernida con nuestra familia, fue quitándonos los sueños uno tras otro”.