Concepto de epidermis

La palabra epidermis procede en su etimología del griego ἐπιδερμίς (“epidermís”) de donde la tomó el latín tardío como epidermis. “Epi” significa “sobre” o “encima” y “derma” se traduce como “piel”. Por ende la epidermis es la membrana de la piel, de origen ectodérmico, que está sobre las demás, la más externa, la que observamos a simple vista, y en los invertebrados es su única capa de piel.

Tiene una función de barrera contra los rayos UV y microorganismos, y es en los vertebrados, un conjunto de células aplanadas, conformadas en un noventa por ciento por queratinocitos, que contienen queratina, que es una proteína caracterizada por su dureza, conformando un epitelio escamoso y estratificado. Presenta un pigmento llamado melanina, cuya cantidad y distribución determina las diferencias en la coloración de la piel entre los individuos.

Concepto de epidermis

El grosor de la epidermis no es la misma en todo el cuerpo, ya que es mucho más fina, por ejemplo, en los párpados que en la planta de manos y pies. Este espesor variable oscila entre medio milímetro y cuatro. Es avascular, pues no posee vasos sanguíneos.

La piel puede presentar enfermedades como irritaciones, sarpullidos, etcétera que reciben la denominación de dermatitis.

Presenta las siguientes capas: la más externa es la capa córnea, y desde allí hacia el interior, se suceden la capa translúcida, la granular, la espinosa y la germinal o basal, de forma ondulada, que se asienta por sobre la dermis. En esta capa profunda “germinan” o nacen las nuevas células que van reemplazando a las que van muriendo en la capa externa, hacia donde se dirigen.

En Botánica la epidermis es una capa única y gruesa de células sin clorofila y por lo tanto, incoloras. La impermeabilidad se la otorga una sustancia que la recubre llamada cutina. La epidermis vegetal envuelve el tallo y las hojas de las plantas con estructura primaria, para su protección y sostén. Contribuye al intercambio de gases, a través de los estomas, que son aberturas con formato de ojal, a la protección de las células internas y limita la transpiración.