Concepto de espasmo

Originada etimológicamente en el latín “spasmus” el espasmo indica una contracción muscular de tipo involuntaria y refleja, que se acompaña de dolor. Se usa en Biología para designar varias dolencias, según el músculo afectado; se los llama también calambres, aunque esto se aplica más a los espasmos de las extremidades. El músculo se endurece y conviene estirarlo.

El espasmo de las arterias coronarias, se producen cuando se contraen los músculos de alguna de las arterias coronarias. Esto ocurre en forma repentina y temporal, trayendo como consecuencia que no llegue al corazón la sangre oxigenada. Si se prolonga en el tiempo puede ocasionar un ataque cardiaco. Es más frecuente que esto les ocurra a los hipertensos, fumadores, diabéticos y a quienes tienen elevado el colesterol en sangre. También son causas, el estrés y los estimulantes, como la cocaína. Puede ser indoloro o manifestarse con un dolor opresivo en el tórax, que se denomina angina.

Concepto de espasmo

Los espasmos esofágicos afectan a las normales contracciones de los músculos de un conducto llamado esófago, lo que causa problemas para la digestión ya que el esófago con sus rítmicas contracciones hace que el alimento que ingerimos pueda llegar al estómago. Como síntomas pueden presentarse dolor al tragar o en la parte alta del abdomen.

Un espasmo que constituye más un llamado de atención que un problema médico son los espasmos de sollozo, comunes en los niños entre los 6 meses y los dos años de edad, aunque pueden prolongarse hasta los 5 años, ante situaciones que lo disgustan. El pequeño sufre apnea por algunos segundos, su tono muscular deja de ser normal, se pone azul (en algunos casos, blanco) y tiene una pérdida de conocimiento transitoria.