Concepto de estiércol

Estiércol es una palabra derivada del latín “stercus” que se usa para nombrar a los excrementos de los animales. Éstos tienen una función práctica en algunos casos, dependiendo de la especie de la que proceden, pues pueden ser usados con eficacia, a veces junto a otros desechos vegetales, como fertilizantes orgánicos, o sea para mejorar el sustrato y con ello los nutrientes que las plantas tomarán del suelo.

El estiércol que se descompone en forma lenta, proporciona beneficios a largo plazo y preserva el ambiente, por lo cual, a pesar de la aparición de los abonos químicos que los habían desplazado, por su rápida asimilación y con concentraciones específicas, vuelve en la actualidad a reivindicarse el estiércol por parte de la agricultura sustentable o ecológica, ya que los fertilizantes inorgánicos si bien agregan nutrientes también contaminan las aguas subterráneas y pueden dañar a las plantaciones que intentaron favorecer, e intoxicar a las personas que las consuman o beban las aguas contaminadas.

Concepto de estiércol

Las tierras abonadas con estiércol, que con ello aumentan su rendimiento de modo económico, han sido empleadas desde la antigüedad, cuando el hombre se hizo sedentario en el neolítico, tal como se ha comprobado tras un estudio de la Universidad de Oxford, que encontró en granos y semillas carbonizados, correspondientes a ese período histórico, nitrógeno-15 que es un elemento presente en el estiércol.

Muchos animales producen estiércol, entre ellos las vacas, el caballo, la cabra, la oveja, las gallinas y el murciélago. En el caso de los cerdos su estiércol es líquido y se denomina purín. Este estiércol para ser usado como abono efectivo, requiere un proceso, donde se le quitan los agentes infecciosos y restos de materiales, como por ejemplo, piedras.

El estiércol vacuno es uno de los más empleados ya que sirve para todo tipo de suelos y su duración se prolonga en el tiempo. El de oveja es más activo, de efecto rápido pero más pasajero, lo que sucede también con el de caballo, que rápidamente fermenta. En general se lo usa mezclado con excrementos de cerdo y carnero.

El uso de estiércol como combustible es también muy antiguo y aparece ya mencionado en los textos bíblicos, además de su uso como fertilizante.

En sentido figurado se dice que estiércol es todo aquello que resulta desechable por su escaso valor o por ser algo detestable o repudiable.