Concepto de estío

La palabra estío procede del latín “aestivum”, a su vez derivado de “aestatis” que significa “época de máximo calor”. Si bien en la actualidad estío es sinónimo de verano, antiguamente, cuando las estaciones eran cinco: a la primavera le sucedía el verano, éste tiempo el comienzo del calor (lo que hoy llamamos primavera) que llegaba a su apogeo en el estío, por lo cual éste debería ser el término preciso con el que se designara en el hemisferio sur al período temporal que transcurre ente el 21 de diciembre y el 21 de marzo en el hemisferio sur; y entre el 21 de junio y el 21 de septiembre, en el hemisferio norte. El estío comienza en el solsticio de verano y finaliza en el equinoccio otoñal.

Concepto de estío

La palabra estío solemos verla escrita en obras literarias o musicales. El poema infantil “Balada de Doña Rata” de Conrado Nalé Roxlo nos cuenta que esta vieja ratita salió a pasear “por los prados que esmalta el estío” y que la pobrecita se perdió. Es “Estío”, el título del libro de poemas del poeta Juan Ramón Jiménez, que escribió en 1916, a su regreso a España tras haberse casado en Nueva York. En ciento setenta y ocho páginas revela su confianza en el amor; y la protagonista es Zenobia su futura esposa a la que se dirige sin nombrarla; solo le dice “tú”.

El estío es época propicia para los viajes, especialmente a lugares donde se puede disfrutar del sol y las playas; para lucir prendas coloridas, para hacer picnic al atardecer, para tomar helados, ya que el calor invita a la relajación y no a las duras tareas que pueden efectuarse más cómodamente en invierno, aunque en la actualidad el aire acondicionado permite poder desarrollar labores de oficina o estudiar más cómodamente, al climatizar los ambientes y tornarlos agradables en su temperatura. Ejemplo: “Si bien en el estío estudiar es complicado por el agobiante calor, logro hacerlo por el aire acondicionado que también me permite descansar placenteramente”.