Concepto de estrella

Proviene la palabra estrella, del latín “stella”, y es un astro dotado de su propia luz, que alumbra en las noches. La distancia entre estrellas se mide por años luz. El brillo de las estrellas es relativo, pues observamos como más brillantes las que nos son más próximas, y no todas emiten luz en forma constante con el mismo brillo. El brillo real de una estrella varía según su masa: a más masa, mayor brillo. Sin embargo, las más pequeñas viven más tiempo.

Las estrellas nacen como nubes de gas y polvo interestelar, que se llama nebulosa, que al calentarse hacen que el hidrógeno se transforme en helio capaz de liberar gran energía. Nuestro sistema solar es parte de una galaxia formada por alrededor de cien mil millones de estrellas, de distintas dimensiones y repartidas de forma irregular o sea, no uniforme.

Las estrellas son al nacer muy brillantes, y su luz es continua; al enfriarse forma una gigante roja y se torna de mayor volumen. Algunas estrellas antes de morir, estallan en innumerables megatones, incrementando mucho su brillo y recibiendo el nombre de supernovas, lo que es poco frecuente. Las dos últimas supernovas que estallaron en nuestra galaxia corresponden a los años 1572 y 1604.

Los grupos de estrellas reciben el nombre de constelaciones, tienen nombres latinos y son ochenta y dos. Se reconocen por sus siete estrellas más brillantes, y se agrupan de acuerdo a su grado de calor. Las más calientes brillan en tonalidad azul, y las más frías de amarillo.

Por extensión se llaman estrellas a ciertos íconos del arte cinematográfico, musical o teatral, que por su “brillo” o fama se destacan del resto de sus colegas.