Concepto de eutanasia

Eutanasia es un término que reconoce su origen etimológico en el griego “efthanasia”, de donde “ef” puede traducirse como “bien” y “thanatos” como muerte. Literalmente, entonces, eutanasia ya desde los griegos, hace referencia a morir en forma buena o digna, sin sufrimientos innecesarios. Sin embargo esto siempre ha sido una expresión de deseo, esperando que la naturaleza o la divinidad tengan piedad con ese ser vivo y le deparen una muerte en paz. Ayudar mediante la acción (eutanasia activa) u omisión (eutanasia pasiva) humana a adelantar el deceso para evitar los dolores de la última enfermedad estuvo en la antigüedad muchas veces aceptado, pues vivir sufriendo no era considerado provechoso, aunque Hipócrates no avaló que los médicos colaboraran con la muerte de un paciente, y desde entonces, los médicos en su juramento hipocrático se comprometen a no colaborar en la muerte de ninguna persona, se tenga o no su consentimiento, aún si fuera por piedad y ante situaciones irreversibles. Esto es diferente a tratar de que el dolor sea más llevadero o menos intenso, lo que sí es bien visto y se conoce como ortotanasia.

Concepto de eutanasia

Vimos entonces que el pensamiento de la antigüedad era ambiguo con respecto a aceptar la eutanasia, pero el cristianismo medieval le puso fin a esa controversia, al considerar que solo Dios tenía derecho a decidir cuando una vida humana termina, y por lo tanto la eutanasia pasó a ser un acto pecaminoso.

El Humanismo moderno reavivó el debate ya que autores como Francis Bacon, se mostraron de acuerdo con la eutanasia si el paciente la pedía o consentía. Las Guerras Mundiales fueron apologistas de la eutanasia, muchas veces para justificar como actos de piedad verdaderas matanzas de personas débiles, enfermas e indefensas, producto de la barbarie a las que la guerra las había sometido, lo que fue lógicamente censurado y condenado cuando pasaron estas horribles experiencias bélicas.

En la actualidad el debate sigue, y mientras la mayoría de las religiones se opone, las legislaciones de los diferentes países han tomado posiciones diferenciadas. Entre los países que han legalizado la eutanasia podemos mencionar a Bélgica, Suiza, Holanda, Luxemburgo y Colombia. En Veterinaria es una práctica común, poniéndose fin de modo indoloro a la vida de animales cuya situación orgánica es irreversible y están sufriendo.

Muchas películas se suman al debate tomando posiciones críticas; entre otras, “Mar adentro” (2004) que se llevó el Óscar, relatando una historia verídica, la del marinero Ramón Sampedro que solicitó la eutanasia tras quedar tetrapléjico como consecuencia de un accidente que lo dejó sin poder valerse por sí mismo estando en esa situación ya hacía tres décadas. Logró quitarse la vida en 1993 ayudado por una amiga, siendo la eutanasia una práctica penalizada en España. La persona que lo ayudó, Ramona Maneiro, confesó el hecho siete años más tarde pero no fue condenada, pues el delito había prescripto (el plazo de prescripción en España es de cinco años).