Concepto de exógeno

La palabra exógeno se formó de la unión de dos términos griegos: el prefijo “exo” en el sentido de externo o “fuera de” y “gen” en el sentido de engendrar. Se refiere a sujetos u objetos materiales o inmateriales que se producen u originan fuera de sí mismos o por causas exteriores.

Tiene distintos ámbitos de aplicación:

En Biología, los organismos exógenos son los que se forman en otro, por ejemplo la reproducción en los hongos se produce por esporas, algunas de las cuales son endógenas, generadas al dividirse alguna célula primitiva, pero otras son exógenas, surgiendo de una célula especializada, como el caso de los conidios.

Concepto de exógeno

Hay antígenos exógenos, no microbianos, entre ellos la clara de huevo, las proteínas de órganos trasplantados, el polen, etcétera.

En cuanto a las enfermedades, la mayoría de ellas se originan en factores exógenos, por ejemplo las infecciones por virus o bacterias, a diferencia de las enfermedades auto-inmunes que son aquellas donde el organismo es el que ataca a sí mismo.

A nivel empresarial, las empresas pueden desarrollarse y crecer, o por el contrario perder competitividad y ganancias, merced a factores endógenos (compromiso de gerentes y empleados, inversión, forma de atención a la clientela, etcétera) o a factores exógenos (política fiscal, crisis económica global, crecimiento desmedido de la competencia, etcétera).

En la conformación de la personalidad, contribuyen factores hereditarios o endógenos y exógenos, del ambiente donde el individuo se desarrolla.

En Geología, se producen en la superficie terrestre procesos exógenos, que tienen gran impacto sobre el relieve, siendo los más frecuentes, la erosión que ataca las superficies rocosas, actuando para ello entre otros agentes, el agua y el viento; el transporte, producido entre otros por el río o el viento, que arrastran los materiales erosionados, y por último, la sedimentación que deposita los materiales que se han transportado en lugar bajos o deprimidos como lagos, ríos o mares.