Concepto de extracto

Procedente en su etimología del latín “extractus”, el vocablo se integra por el prefijo “ex” que indica hacia el exterior o hacia afuera y “tractus” en el sentido de arrastrado. Un extracto es entonces algo que se saca o extrae de un todo, y puede usarse en los siguientes sentidos:

En un texto, cuando hablamos de un extracto, significa resumirlo, o sea, acotarlo a sus aspectos esenciales, que den una idea acabada del mismo pero sin entrar en detalles o explicaciones, o también centrarse en un aspecto del mismo. Esto es muy común que se les pida como tarea a los escolares: “Realicen un extracto de los hechos sobresalientes de la Revolución Francesa” o “Extracten del cuento las partes en que el autor refiere sus estados de ánimo”. También se usa el término extracto para denominar a los resúmenes de cuentas bancarias o a los resultados de los juegos de azar: “Pedí al banco un extracto de mis movimientos, ya que no coincide mi saldo con mis anotaciones” o “Voy a fijarme en el extracto de la lotería para ver si tuve suerte y gané algún premio en el sorteo”.

Concepto de extracto

En Química, se denominan extractos a las sustancias que se obtienen de otras, en una elevada concentración, usando para ello generalmente disolventes, como el agua o el etanol, que se ponen en contacto con la sustancia original, para extraer de ella sus principios activos. Se usan en la industria alimenticia, por ejemplo: “Compré un extracto de tomates para la salsa, así que le pondré poca cantidad ya que es un poco fuerte” o “Le colocaré a la torta unas gotitas de extracto de vainilla para darle mayor sabor y aroma”. También en perfumería: “Este extracto tiene un aroma exquisito y con una sola gota, me dura todo el día” y en Farmacia: “Me han recomendado que tome extracto de algas marinas, por sus grandes propiedades terapéuticas”.