Concepto de falange

La palabra falange tiene origen griego. Proviene de “phálangos”, designando los troncos de madera o trozos alargados de otros materiales, que haciéndolos rodar, servían para empujar cosas sobre el suelo, o para botar las naves. Más adelante, siempre en el sentido de segmentos, designó el ejército macedónico en pleno desplazamiento, formado por hoplitas, soldados de infantería pesada, que se formaban en línea, integrando una especie de muralla humana.

Concepto de falange

La estructura de las falanges griegas, fue ideada por los reyes macedónicos, Arquelao y Filipo II. Contaban con lanceros agrupados en dieciséis filas. Estas filas se redujeron a la mitad en tiempos de Alejandro Magno, para darles más ligereza. Las legiones romanas probaron su vulnerabilidad al derrotar a los griegos en Pidnia en el año 168 antes de Cristo.

Del griego, el término pasó al latín, como “phalangis”, usando también los romanos, la técnica de formación en falanges, en sus combates, hasta que al extender sus dominios más allá de las tierras llanas del lacio, debieron instrumentar otro sistema que les permitiera combatir en zonas montañosas, lo que es imposible con el sistema de falanges.

También reciben el nombre de falanges, los sistemas políticos de corte autoritario. La falange española fue un partido político de la época de la Segunda República española, contraria al capitalismo y al comunismo, y de ideas fascistas.

En Biología, se usa “falange” para nombrar, como ya lo hizo el filósofo griego Aristóteles, en el siglo IV antes de Cristo, a los huesos largos de las manos y los pies. Los dedos poseen tres falanges (primera, segunda y tercera) menos el pulgar, que posee dos.