Concepto de Farmacia

El origen de la palabra Farmacia es griego. Procede de φάρμακον que puede leerse como “pharmakia” y a su vez de “pharmakon” con el significado de “veneno” ya que se asociaba en un principio a pócimas mágicas y brebajes, y al veneno de las serpientes. Si bien los venenos son potencialmente mortales y dañinos, ciertos animales como las serpientes o escorpiones, ayudan con su veneno a preparar medicamentos que se usan para combatir enfermedades y como antídotos.

La Farmacia surgió de la mano de la Medicina, en la antigüedad, usando plantas, animales y minerales para curar enfermedades.

Concepto de farmacia

Las primeras fórmulas farmacéuticas se deben a Galeno, médico griego del siglo II, de uso interno y externo. Los árabes en el siglo VIII crean las primeras Farmacias en Bagdad, siendo el médico musulmán Avicena en el siglo X, a quien se considera padre de esta nueva ciencia, la Farmacología, separada de la Medicina en Medio Oriente.

La primera Farmacia europea data del año 1221 pero para consumo interno del convento de los frailes dominicos, que hacían remedios con plantas dentro de su convento establecido en la ciudad italiana de Florencia, denominado “Santa María Novella”.

Por el Edicto de Salerno de 1240 se separa la Farmacia de la medicina en el Sacro Imperio Romano Germánico.

En 1422 se inaugura la primera Farmacia con venta al público en Tallin (Estonia).

Sin embargo, recién en el siglo XIX se separan definitivamente la Farmacia de la -Medicina aunque reconociéndose como ciencias complementarias, ya que la Medicina diagnostica enfermedades que necesita curar con los medicamentos que se preparan, conservan y dispensan en las Farmacias, establecimientos a cargo de un profesional farmacéutico, con título universitario, y conocer de las drogas y fórmulas, donde pueden adquirirse medicinas de venta libre o bajo receta. Los psicofármacos exigen un control más estricto, por lo que se expenden con receta archivada (se guarda para control).

En las Farmacias modernas también suelen brindarse otros servicios como tomar la presión o aplicar inyecciones. Si bien tienen un horario de atención al público, como no es un comercio cualquiera sino un servicio público esencial, siempre alguna de ella debe permanecer abierta, alternativamente, las 24 horas del día (Farmacia de turno) para atender urgencias.