Concepto de Fenotipo

Hasta el griego hay que remontarse pues es donde se encuentra el origen etimológico de la palabra fenotipo que ahora nos ocupa. En concreto, se halla en los términos phaimein, que se puede traducir como “parecer”, y en tipos que viene a significar “huella”.

Una vez conocido dicho origen hay que centrarse en el significado, y en concreto en el que le otorga al mencionado concepto el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. De esta forma dicha publicación viene a determinar que es una manifestación visible del genotipo (conjunto de genes de un ser) en un ambiente determinado.

Dicha acepción supone que este sea un término empleado en el campo tanto de la Biología como de las Ciencias de la Salud donde se expone más exactamente que el fenotipo es, por tanto, toda aquella característica detectable de un organismo (conductual, estructural…) que está determinada por el ambiente.

En este sentido, es necesario y muy importante que se deje clara cual es la diferencia que existe entre fenotipo y genotipo, pues a veces erróneamente tienden a confundirse. Esta es muy sencilla: el segundo se puede observar a través del ADN y el primero puede apreciarse visualizando el aspecto externo del organismo en cuestión.

Un aspecto exterior el citado que englobaría desde el comportamiento hasta el desarrollo pasando por la fisiología, la morfología o lo que se conoce como propiedades de tipo bioquímico.