Concepto de feroz

El adjetivo feroz procede etimológicamente del latín “ferox” a su vez procedente de “fera” que designa a una fiera o animal salvaje, sin domesticar.

Es por ello que cuando calificamos a algo o a alguien de feroz estamos indicando que es agresivo, que puede lastimar, pues ataca con furia y tiene elementos para provocar daño. Ejemplos: “Sopló un viento feroz que arrancó techos en las humildes viviendas e hizo caer árboles y carteles”, “El feroz león que escapó del zoológico causó pánico en el poblado” o “Un feroz asesino serial tiene a la ciudad sumida en el pánico”.

Concepto de feroz

Por extensión también se usa para nombrar aquellos sentimientos o sensaciones que son muy grandes y pueden causar malestar al que los siente: “Siento un hambre feroz en este momento”, “Me atacó un odio feroz contra quien golpeó a mi pequeño hijo” o “Tengo un cansancio feroz luego de caminar un día entero”.

Entre los animales feroces podemos nombrar al león, al tigre, al puma, al cocodrilo, a la cobra, el oso malayo, al tiburón, al jabalí y al lobo gris, entre otros.

En la literatura infantil, el lobo feroz es el personaje malvado del clásico cuento de “Caperucita Roja”, de Charles Perrault, que pone en juego su astucia, su ironía y su maldad, para aprovecharse de una niña ingenua y bondadosa, que finalmente logra derrotarlo con la ayuda de un leñador.

En el cine, “Feroz” es el título de la película española dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón en el año 1984, donde se relata la historia de un joven cuya vida peligra al adentrarse en el bosque. Otro film con título idéntico pero de producción canadiense se estrenó en el 2000, donde el terror y la ficción forman parte del argumento.

En 1993, la película “Tango feroz” se estrenó en Argentina, cuyo director fue Marcelo Piñeyro, basada en la vida conflictiva y traumática de “Tanguito”, cuyo nombre completo era José Alberto Iglesias Correa, un cantautor de rock.