Concepto de ficticio

Desde el latín “fictitĭus” que es donde el término se origina, nos llegó “ficticio” que es un adjetivo, que a su vez alude al vocablo “fictus” en el sentido de invención o simulación de la realidad. Algo ficticio, es, por lo tanto algo que surge de la imaginación de la gente, sin correlato con la realidad. Puede tratarse de obras literarias o creaciones artísticas donde se deja volar el poder de inventiva creando personajes o situaciones no reales, como los duendes, las hadas o los superhéroes que viven hazañas inimaginables en la vida cotidiana, o aún en situaciones extraordinarias. Los actores y actrices representan en escena situaciones que no están sucediendo realmente.

Concepto de ficticio

Estas ideas son denominadas por el filósofo de la modernidad René Descartes como ficticias o facticias, en oposición a la adventicias que nos llegan desde nuestro entorno y a través de los sentidos y de las innatas que están “puestas” en nuestra mente de modo natural. Para crear estas ideas debemos combinar otras que obtuvimos de modo real, como por ejemplo para formar la idea ficticia de sirena conocimos un pez y una mujer.

Por acuerdo de partes, convencionalmente podemos darles a las cosas un valor o una significación ficticia, como cuando consideramos que un papel o una moneda de papel representan el dinero que figura grabado en ellos.

En materia de sentimientos, son ficticios los que se expresan pero no coinciden con lo que el sujeto realmente experimenta, por ejemplo: “Es muy ficticia la emoción que muestra Juan ante el ascenso de su colega, se nota que en verdad siente mucha envidia”, “Vives una realidad ficticia, imaginando que tu esposo te ama”.

Muchas enfermedades mentales hacen que el sujeto afectado quiebre el vínculo con la realidad y viva en un mundo ficticio, creyéndose quien no es, imaginando que lo persiguen, etcétera.