Concepto de fiebre

Si rastreamos el origen de la palabra fiebre, la hallamos en el latín “febris” que a su vez se deriva del verbo “fovere” cuyo significado es “calentar”.

La fiebre en Medicina y Veterinaria designa la manifestación del organismo, que eleva su temperatura por encima de lo normal, ante la infección o inflamación, como medio de defensa. También puede tenerse fiebre en los bebés cuando aparecen sus primeros dientes o cuando se les inyecta alguna vacuna. Para que un ser humano tenga fiebre es necesario que su temperatura axilar exceda los 37º y suele elevarse en horarios nocturnos. La fiebre varía entre las especies, por ejemplo en el perro o en el gato se considera que tiene fiebre cuando su temperatura es mayor a 38,5º.

Concepto de fiebre

En general la fiebre produce síntomas molestos, pero solo es grave cuando está por encima de los 41º, en cuyo caso puede ocasionar daño cerebral. Algunos niños, entre los 9 meses y los 5 años pueden presentar convulsiones a causa de la fiebre.

Los agentes que provocan la fiebre reciben el nombre de pirógenos pudiendo ser o no microbiales, derivadas de la acción de virus o bacterias o de las propias células del organismo.

La fiebre tifoidea es producida por bacterias del tipo salmonella (salmonella typhi), que ingresan por la boca del enfermo y se eliminan con la defecación. El contacto con las heces y llevar las manos sucias a la boca o que sea transportada desde las heces al alimento por las moscas, provoca la infección y puede producir complicaciones graves, como por ejemplo, hemorragia intestinal o insuficiencia renal. Sus síntomas son, fiebre, erupciones en la piel en forma de puntos rojos, y diarrea.

En forma figurada se dice que alguien tiene fiebre a algo, cuando se siente molesto, disgustado o experimenta rechazo, por ejemplo: “Ir a trabajar a ese lugar insalubre y donde me tratan mal, me da fiebre".