Concepto de filial

La palabra filial se derivó etimológicamente del latín “filialis” vocablo integrado por “filius” que significa “hijo”, a lo que se añade el sufijo “al” que indica que es “relativo a”. Lo filial es entonces, todo aquello que se relaciona con los hijos.

Los padres y los hijos, sea esta relación obra de la naturaleza o de ciertas instituciones jurídicas que buscan imitarla, como la adopción, generan entre sí lazos muy importantes a nivel sentimental, protectorio, económico y hereditario (los hijos son los primeros en ser llamados a la herencia legal y gozan de la protección de “la Legítima” en caso de que un padre quiera desheredarlos). En estas relaciones filiales existe un vínculo estrecho que generan derechos y obligaciones parentales primarias, ya que padres e hijos se hallan en un parentesco de primer grado en línea recta.

Los padres deben proteger y educar a sus hijos, corregirlos sin violencia, teniendo el derecho de decidir mientras no cumplan la mayoría de edad cuestiones fundamentales con respecto a su vida (a qué escuela asistirán, permisos para salir, normas de conducta adecuadas, etcétera) sin descuidar el derecho que asiste al niño a ser escuchado en caso de abusos, donde intervendrá para resolver esas cuestiones un Juez de menores. Una vez adultos, no termina legalmente el vínculo, ya que en caso de necesidad, cualquiera de las partes, padres o hijos, pueden demandar alimentos al otro si puede brindárselos y el demandante carece de medios de subsistencia y posibilidad de conseguirlos.

El amor filial es la relación sentimental que une a padres e hijos a lo largo de toda su vida, independientemente de que las normas legales impongan derechos y obligaciones recíprocas. Sin embargo ese amor puede no existir, y mientras no se exprese en acciones violentas, la justicia no puede intervenir si legalmente se cumplen las obligaciones: “El amor filial me mantiene unida a mis padres, especialmente ahora que son muy ancianos y necesitan de mi comprensión y cariño” o “Mi hijo carece de amor filial, me paga el asilo pero nunca viene a verme”.

Cuando a alguien se le piden los antecedentes filiatorios, se le está requiriendo datos de sus padres, y demás ascendientes, en algunos casos.

En materia económica y mercantil, una filial es una entidad que depende de otra que la controla, a la manera de una “hija” de ella, lo que en general sucede cuando una empresa llamada “parent company” o “holding” tiene acciones en la empresa filial, que actúa como una empresa separada de la entidad madre. Ocurre cuando una entidad compra a otra, o cuando la entidad madre que supone o realmente está en riesgo, crea esta otra entidad diferente para que asuma dichos riesgos.