Concepto de flujo

La palabra flujo proviene en su etimología del vocablo latino “fluxus” y designa algo que está en movimiento y por ello se propaga. Si bien los fluidos como el agua (como ocurre por ejemplo cuando asciende la marea) o la sangre (que circula por el organismo) tienen esta capacidad de fluir, también son flujos por ejemplo los eléctricos, cuando se propagan de una carga de tipo positiva a otra negativa, lo que ocurre en un campo eléctrico que equivale al producto de la superficie normal al flujo y a su intensidad. Cuando se produce en un campo magnético se llama flujo magnético. En Física es la medida de la cantidad de luz, que en una unidad temporal, pasa por una superficie. El lumen es su unidad en el Sistema Internacional de Medidas.

En Economía se denominan flujos a los movimientos de capitales. Se denomina flujo real, al movimiento circular de retroalimentación que se produce entre empresas y familias, brindando las primeras bienes y servicios que son comprados por las segundas con dinero. Ese capital ingresa a las empresas y les permite reinvertir y seguir produciendo o brindando servicios, además de que las familias también brindan a las empresas su fuerza de trabajo por lo que reciben un salario con lo que compran los bienes y servicios al sector empresarial.

Cuando las personas ingresan o egresan de sus territorios locales o nacionales hacia otros destinos, sea dentro de su mismo país o involucrando a diferentes países, se habla de flujo migratorio, nacional o internacional, respectivamente.

En Medicina además del flujo sanguíneo, se habla de flujo vaginal, que si bien es normal que ocurra en las mujeres como secreciones líquidas o algo pastosas, puede ser un síntoma de algún trastorno cuando es amarillento, tiene olor desagradable o es demasiado espeso.