Concepto de gangrena

Gangrena es una palabra de origen griego que significa devorar, pasó al latín como “grangus” para designar la muerte de las células dérmicas (necrosis) y pérdida de tejido de los organismos animales, a causa de la falta de irrigación sanguínea, sobre la que luego en general, actúan gérmenes saprófitos. El aspecto negruzco de la zona afectada revela a presencia de gangrena. Primero es un proceso doloroso, y luego la sensibilidad se pierde.

Tienen mayor predisposición a las gangrenas, los diabéticos, los enfermos vasculares, y los inmunodeprimidos.

En la antigüedad se curaban las gangrenas colocando gusanos sobre la piel para que devoren el tejido muerto, pero actualmente no es necesario desde el descubrimiento de los antibióticos, pero en la mayoría de los casos necesitan amputación, para quitar todo el tejido muerto y que éste no se expanda. Especialmente ataca las piernas.

Los tipos de gangrena pueden ser: la llamada gangrena seca, por evaporación del agua, que es común entre los diabéticos, y que no permite que los gérmenes puedan adentrarse demasiado, y por lo tanto da más tiempo para actuar; y el segundo caso, por la acción de bacterias que producen la gangrena húmeda o gaseosa, que ocasiona gases y toxinas, siendo muy grave y hasta mortal, por su veloz expansión a todo el organismo. Aparece de repente por un traumatismo o una cirugía, apareciendo en el afectado, ampollas que contienen líquido, aire subcutáneo, dolor, fiebre, taquicardia, sudoración, edema y ampollas.

Existe un tipo de gangrena bacteriana que afecta a los órganos sexuales masculinos, y es la gangrena de Fournier.