Concepto de gel

La palabra gel, deriva en su etimología del latín “gelata” que significa helado. El gel es uno de los estados de la solución coloidal; el otro es el sol. Se trata de un material translúcido y semirrígido, con la capacidad de englobar el líquido dispersante. Su uso es variado: en alimentos, y en la industria química y farmacéutica, por ejemplo.

En las ecografías se unta la piel con gel, elaborado con agua y una pequeña dosis (10 %) de carbopol, formado por resinas solubles, para que la sonda manual se deslice más fácilmente y para eliminar el aire entre la sonda y la piel, evitando que reboten los ultrasonidos.

Concepto de gel

El sol es la fase líquida que sucede por calentamiento; el gel es cuando el material se espesa al enfriarse. En general son estados reversibles, pues pueden pasar de uno a otro al calentarse o enfriarse, pero en algunas situaciones esto no sucede, por ejemplo, si hervimos clara de huevo. Esta se endurece haciéndose gel, y ya no la podremos convertir en líquida o sol. Este proceso se denomina coagulación.

Si en cambio calentamos gelatina (elemento que se halla en huesos y piel que se usa como sustancia comestible, ésta se volverá sol (líquida), en este caso de gel que logra revertir su calidad, se lo llama coacervado. Otro caso de gel reversible son las moléculas proteicas que conforman el protoplasma.

Cuando los líquidos se solidifican al estar quietos y se vuelven líquidos por agitación (sucede en algunos productos de limpieza o farmacéuticos) esta característica recibe el nombre de tixotropía.

Si a los geles se les quita el disolvente se vuelven sólidos, tomando el nombre de xerogeles.