Concepto de glóbulo

Según su etimología, glóbulo, de “globulum” significa un globo pequeño, un cuerpo esférico de pequeñas dimensiones, ya que proviene del vocablo latino “globus” = globo, siendo su diminutivo.

En Hematología, se llama glóbulo, a las células que integran la sangre, que en los animales vertebrados conforman con las plaquetas, su medio líquido, el plasma, junto a otros elementos, como proteínas, sales minerales y glucosa. Dentro de los glóbulos, se distinguen los blancos o leucocitos, de los rojos, también llamados hematíes o eritrocitos.

Concepto de glóbulo

Los glóbulos blancos se originan en los tejidos linfáticos y en el tuétano óseo, existiendo por cada milímetro cúbico de sangre, alrededor de siete mil u ocho mil de ellos, entre los cuales pueden distinguirse los granulocitos (neutrófilos, basófilos y cosinófilos), los monocitos y los linfocitos, que son los que transportan anticuerpos.

Los glóbulos blancos poseen núcleo. La función de los glóbulos blancos es la de defender al organismo de los agentes patógenos que ingresan a la sangre y otros tejidos, realizando para ello, casi todos, menos los linfocitos, movimientos de desplazamiento y fagocitosis, con lo cual capturan, englobándolos, para luego destruir, a los microorganismos invasores.

Los glóbulos rojos, carentes de núcleo y de citoplasma en los mamíferos, y con formato de lente bicóncava, se encargan de llevar el oxígeno a los tejidos. Están presentes por cada milímetro cúbico de sangre, aproximadamente en cinco millones. Su color rojo obedece a que su protoplasma contiene un pigmento de color rojo, denominado hemoglobina, que es una proteína que posibilita la respiración celular cuando se combina con el oxígeno pulmonar y forma oxihemoglobina, de color rojo intenso, que caracteriza a la sangre arterial. En la anemia, el número de glóbulos rojos se reduce.