Concepto de glúteo

La palabra glúteo, que se originó en el griego γλουτός (gloutós) de donde pasó al latín como “gluteus” para finalmente ser tomada por nuestro idioma, con el significado de masa compacta; designa los músculos de las nalgas, que son formaciones carnosas, que pueden observarse al terminar la parte inferior de la espalda en ciertos animales y en el ser humano, siendo un elemento de erotismo, especialmente referido al sexo femenino, lo que en muchas ocasiones fue motivo de expresión artística. Ejemplos: “La Venus del espejo” de Diego Velázquez” (1648) o “Las tres gracias” (1636-1639) del pintor barroco Peter Paul Rubens.

Concepto de glúteo

Esta concepción de que los glúteos son sinónimo de erotismo, y que las mujeres deben poseer bastante tejido adiposo sobre el músculo glúteo mayor, ha desarrollado varias técnicas quirúrgicas para implantar de modo artificial, volumen a lo que naturalmente no se tiene, y que tenga una apariencia más firme.

Los músculos glúteos, flexores y elevadores de las nalgas, son el menor (el más interno) el medio y el mayor, éste último es el más superficial, que eleva la pelvis y la sostiene, y donde se acumula tejido adiposo, responsable de la forma redondeada de las nalgas. El tensor de la fascia lata es también un músculo glúteo delgado y plano, ubicado en la zona lateral y superior del muslo. No son los únicos músculos de las nalgas.

Se llaman nalgadas a los golpes que se propinan en esta zona del cuerpo, en las nalgas donde se hallan los músculos glúteos, como castigo físico.