Concepto de gota

La palabra gota procede en su etimología del latín “gutta” y designa un volumen muy pequeño de líquido con forma de esfera u óvalo: “De mi canilla no brota ni una gota de agua”, “El médico me recetó veinte gotas de esta medicina”, “Me estoy mojando con estas gotas de lluvia”. Por extensión se aplica a todo lo que es muy escaso: “Me estás dando tu cariño a cuenta gotas”, “No veo filtrar por la ventana ni una gota de luz” o “No hay ni una gota de esperanza de que tu deseo se pueda realizar”

Concepto de gota

Como nombre de la enfermedad, que es una especie de artritis, derivó de suponerse en la época medieval, y estando vigente la teoría de los humores de Hipócrates, que se producía la inflamación articular por la acumulación de gotas de cierto humor mórbido.

En la actualidad se sabe que esta dolencia muy dolorosa, que afecta aproximadamente al 1,5 % de la población, ataca especialmente a varones adultos y ancianos, obesos, consumidores de alcohol y de alimentos ricos en purinas, con antecedentes familiares de gota, aunque también es frecuente en mujeres luego de la menopausia, diabéticos, enfermos renales o que padecen cáncer.

La gota se produce por acumulación de ácido úrico en la sangre a niveles mayores a lo normal (ya sea por producir el organismo demasiado o no poder eliminar el exceso) lo que hace que se inflamen las articulaciones, por los cristales que se forman en el líquido sinovial que las rodea, o por formarse “tofos gotosos” de ácido úrico que se observan como bultos bajo la piel.

Lo más común es que se presente en el dedo gordo del pie, pero también puede afectar rodillas, tobillos, dedos de las manos, etcétera. Puede ser aguda o crónica. En el primer caso, por lo general se inflama una sola o algunas pocas articulaciones, apareciendo un dolor súbito y muy intenso, en general por las noches. La articulación aparece hinchada, roja y caliente. El dolor dura un par de días y puede regresar. En el segundo, que también se conoce como artritis gotosa, más de una articulación resulta inflamada, y los episodios se suceden a repetición, lo que produce, a la larga, daño articular. Cuando los cristales se acumulan en los riñones, pueden formar cálculos.