Concepto de gozo

La palabra gozo se derivó en su etimología del latín “gaudium”, que Cicerón describió como una alegría calma, serena, medida y prudente. Por lo tanto es un estado espiritual sano y positivo, que no se descontrola, que disfruta en plenitud, prudentemente, sin sobresaltos inoportunos ni causando daños. El gozo es el compañero inseparable de la felicidad. Lo que cada uno llama gozo o felicidad varía y hay tantas formas de ellas como individuos en el planeta. Ejemplos: “Yo gozo mis vacaciones en las montañas pero mi marido en el mar”, “Gozo cuando mis hijos me traen mis nietos para que los cuide, sin embargo para mi prima, cuidar a los nietos es un gran sacrificio” o “Trabajar con gozo es un privilegio que tienen unos pocos”. Está asociado muchas veces a posesiones: “Gozo de buena salud” o “Gozo de un pasar económico holgado”. El goce sexual es la experiencia que se tiene al estimular los órganos sexuales y disfrutar de ello solo en compañía.

Concepto de gozo

El gozo religioso es el que se encuentra con la comunidad del ser humano con Dios. En el cristianismo es una emanación del Espíritu Santo que nos llega de nuestro interior, y para experimentarlo no necesitamos nada material, solo sentir en el alma una profunda fe que nos lleva a confiar en un destino celestial desde el fondo del corazón.

En Literatura, las odas separadas en coplas para el culto de personajes sagrados, con estribillos frecuentes, también se denominan gozos.

Geográficamente, existe una pequeña isla que lleva el nombre “Gozo” ubicada en el archipiélago de Malta.